¡Qué molestos son los ronquidos! Siempre he escuchado el consejo de las abuelas diciendo que hay que poner cerca del cabecero media cebolla con sal por encima para que nos dejen dormir un poco. Pues bien, en este post que os tengo preparado hoy os voy a hablar de los beneficios de la cebolla, de esto que os he adelantado y de alguna cosa más. Y al final tenéis también una receta de sopa que os dejará con las ganas de liaros el delantal y poneros manos a la obra, un plato bien calentito que nos apetecerá en esos días cuando sólo nos apetece envolvernos en la manta.

Seguimos pasando frío y es por ello que debemos coger bien de defensas por todos los medios para evitar esos días incómodos cuando te ataca un resfriado. Luego vienen las pastillas, y esas son precisamente las que podemos reemplazar o, al menos disminuir, si tomamos los alimentos adecuados.

«Es cierto que un buen plato caliente nos viene estupendo para atacar al frío y más aún aquellos que contengan cebolla (como el que os propongo hoy), pues el contenido en vitamina A y C, y el azufre que contiene ayuda a disminuir los engorrosos síntomas de gripes y resfriados.»

Las verduras y hortalizas que podemos encontrar en su mejor momento son: Acelgas, ajo, alcachofas, apio, repollo, brócoli, cebolla, endibias, espinacas, lechuga, puerro, remolacha.

La de hoy está de temporada todo el año, pero los efectos que tiene para la salud nos vienen mejor ahora. Vamos a ver los beneficios de la cebolla.


Composición nutricional de la cebolla

  • Aunque básicamente su contenido sea agua (90%), el 10% restante guarda muchos más nutrientes en su composición de los que imaginamos.
  • Fibra que, como hemos visto antes en otros post, ayuda a mejorar el tránsito digestivo y la eliminación de deshechos, y favorece la absorción de nutrientes.
  • Vitaminas del complejo B, esenciales para el buen funcionamiento del sistema nervioso y del sistema inmunitario: Producción de glóbulos blancos y rojos, síntesis de ADN y formación de anticuerpos.
  • Vitamina E y vitamina C, su poder antioxidante es vital para prevenir el envejecimiento de las células y las enfermedades degenerativas.
  • Minerales en abundancia como: Calcio, sodio, azufre, fósforo
  • Aminoácidos esenciales, es decir, los que nuestro organismo no es capaz de sintetizar por él mismo y es necesario incluirlos a través de la dieta; y aminoácidos no esenciales, los que el cuerpo sintetiza.
  • Aceites esenciales. Aquí tenemos al causante de nuestros llantos al pelar cebollas, el disulfuro de alilpropilo, (¡te he pillado!). Para que no nos pase os voy a dejar algunos trucos que nos solucionarán el problema:
    • Cortar la cebolla rápido. Cuánto menos tardemos, menos gases desprenderá y menos lloraremos. Así que… ¡a coger velocidad!
    • Relacionado con lo anterior, los materiales que utilizamos también son importantes, al igual que la técnica de corte. Hay que hacerlo siempre con la tabla limpia y el cuchillo afilado para que nos permita cortar con firmeza y rapidez.
    • Seguro que hemos oído que meter unos minutos la cebolla en el congelador o un rato en la nevera disminuye el riesgo de emocionarse porque prácticamente desaparece la expulsión de gas.
    • El más oído, por lo menos por mi parte. Sumergirla en agua templada después de tenerla pelada y cortada.
    • Pero bueno, si probáis estos trucos y no os solucionan aún el llanto, siempre tenéis la opción de poneros una mascara de bucear. Seguro que no se cuela ningún olor.

Beneficios de la cebolla para la salud

  • La cebolla es buena para los resfriados: Es cierto que un buen plato caliente nos viene estupendo para atacar al frío y más aún aquellos que contengan cebolla (como el que os propongo hoy), pues el contenido en vitamina A y C, y el azufre que contiene ayuda a disminuir los engorrosos síntomas de gripes y resfriados.
  • Evita la retención de líquidos, pues contiene potasio y es baja en sodio, lo que hace que sea un alimento diurético.
  • Es muy recomendable en dietas de adelgazamiento por dos razones:
    1. Es un alimento con bastante fibra, que mejora el tránsito intestinal y ayuda a depurar y eliminar líquidos.
    2. Al ser casi nulo en calorías puede incorporarse en la mayoría de platos, pues aporta sabor y tiene muchas formas de preparación.
  • Reduce el colesterol y mejora la circulación, pues ayuda a disolver coágulos, lo que desemboca en una disminución de sufrir trombos.
  • Como en su composición hay hierro, fósforo y vitamina E, es muy eficaz a la hora de prevenir la anemia porque ayuda a la recuperación de la sangre que se pueda perder y a la regeneración de glóbulos rojos.
  • Es antioxidante debido a su contenido en vitamina A, C, azufre y flavonoides, que evitan el envejecimiento celular.
  • Resulta muy recomendable su consumo en mujeres embarazadas y en niños, pues ayuda al desarrollo y crecimiento del feto durante las primeras semanas.

Parecía que no había mucho que decir, pero habéis podido ver todos los beneficios de la cebolla para nuestra salud, beneficios que resultan básicos en muchos procesos de nuestro cuerpo.

Pero aquí no acaba todo, ahora nos ponemos el delantal y encendemos los fogones para preparar esta sopa de cebolla gratinada que, bien calentita, agradeceremos tomar en esos días de sofá y manta.


DIFICULTAD: Fácil

TIEMPO DE PREPARACIÓN: 1,5 horas

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

  • 4 cebollas dulces, unos 500g
  • 70g de mantequilla
  • 1 cucharada de harina
  • 1 vasos de vino blanco
  • 1l de agua
  • Sal y pimienta al gusto
  • Especias al gusto
  • Queso rayado
  • 4 rebanadas de pan

PREPARACIÓN

  1. Para empezar, lo primero será cortar la cebolla en juliana.
  2. En una olla ponemos la mantequilla a calentar y, cuando empiecen a salir pompas, echamos la cebolla y mantenemos a fuego medio hasta que se caramelice a nuestro gusto.
  3. Cuando esté en su punto agregamos la cucharada de harina y damos vueltas para que se integre con la cebolla.
  4. Ahora es el momento de echar el vino blanco y el agua, la sal y pimienta, y alguna especia al gusto. Removemos todo.
  5. Tapamos y se deja cociendo a fuego lento durante 40min o hasta que veamos que haya adquirido un color dorado.
  6. Repartimos en recipientes aptos para horno, ponemos encima la rebanada de pan, espolvoreamos con queso y gratinamos durante 10 minutos, con el horno previamente precalentado.
  7. Servir y ¡a comer!

beneficios de la cebolla

**VALOR NUTRICIONAL DEL PLATO** (Una ración)

Energía: 207,56 kcal

Grasas: 4,75g

Proteínas: 6,5g

Hidratos de Carbono: 24,78g

TIP!! El paso 2 se nos puede hacer bastante lento, así que para acelerarlo un poco podemos añadir un poco de bicarbonato y lo tendremos preparado antes de tiempo. Esto se debe a la Reacción de Maillard, aquí podéis saber en qué consiste.

 

Hasta aquí todo por esta semana. Como siempre, espero que hayáis tomado nota de las cosas que os cuento y, aunque no quiero que os pongáis malos, me encantaría que preparaseis esta rica sopa reconfortante, fácil y barata.

¡Os leo en los comentarios!