Pues dando vueltas a la cabeza para ver de qué os podia hablar esta semana, finalmente se me ha ocurrido hacerlo de una hortaliza que podemos encontrar cualquier mes. Antiguamente fue considerada como tóxica, pero tiempo después se reconoció que es muy rica para la salud, tanto que ni os imagináis. Entre sus cosas que nos ayudan están: es esencial para controlar el azúcar (¡¡ ojos los diabéticos !!), bajar el colesterol o como antioxidante, entre otras cosas. Hoy conoceremos los beneficios de las berenjenas y, además, os propongo una receta un poco diferente de la clásica que conocemos.

Aunque va a ser ahora cuando os hable de ellas, quiero que sepáis que son habituales en la época del año que nos apetezca comprarlas. Pero las que sí que están en su época plena son: Acelga, ajo, alcachofa, apio, berenjena, brócoli, calabacín, col lombarda, coliflor, endibia, espárragos trigueros, espinacas, guisantes, haba, judía verde, lechuga, pepino, pimiento, puerro, rábano, remolacha, repollo y tomate.

Me gusta mucho este alimento porque puede cocinarse de muchas maneras y combina con casi cualquier cosa, aunque hay que tener en cuenta que es muy perecedero y hay que saber cómo y dónde guardarlo. Os dejo esta información dónde os cuentan cómo hacerlo dependiendo de la forma en la que tengamos la berenjena.

Siguiendo la línea de los demás post, voy a empezar a hablaros de los beneficios de las berenjenas y, a continuación, os pondré mi receta de berenjenas rellenas. La que os prometo que ¡está buenísma!

Beneficios de las berenjenas

  • Es un alimento muy ligero debido a su alto contenido en agua (92,6%)  y poca cantidad de grasa, y por ello es recomendada su ingesta en dietas de adelgazamiento.
  • El segundo componente con más presencia es la fibra (3g por cada 100g de berenjena), la cual le convierte en un alimento digestivo que promueve la actividad intestinal, ayudando a eliminar colesterol y otras sustancias en las heces. Además de ayudar a prevenir la aparición de cáncer de colon o de mama.
  • Tienen un compuesto llamado ácido clorogénico que se encarga de disminuir el colesterol y reducir la grasa acumulada en las arterias. También colaboran en mantener un mejor estado del corazón su contenido en fibra, potasio y vitaminas B y C.
  • Hay unas sustancias denominadas estaninas que únicamente se encuentran en las berenjenas y que son las encargadas de proporcionarlas ese sabor un poco amargo de su carne. Sus efectos son la estimulación del funcionamiento del hígado favoreciendo el vaciamiento de la vesicular biliar y la digestion de las grasas.
  • La presencia de potasio resulta valorable también, os hablo sobre este mineral y los alimentos en los que hay mayor concentración en este post.
  • Las berenjenas son bajas en hidratos de carbono, siendo éstos de un bajo índice glucémico y por ello, ayudan a evitar que se produzcan picos de subidas de azúcar en sangre. Esta es la razón por la que es recomendable el consumo en personas con diabetes; además de que impide que se forme tejido adiposo, el cuál, expulse una serie de sustancias que se relacionan con la resistencia a la insulina.
  • El color morado que tanto llama la atención es debido, entre otras, a las antoniacinas, sustancias que tienen poder antioxidante y gran efecto anticancerígeno, sustancias que se encuentran en la piel. Así que nos ahorramos pelarlas y ganamos en salud. ¡COMBO!
  • Otra sustancia que interviene en la coloración es la nanosina, pero además es un compuesto que protege las membranas neuronales y evita cualquier aparición de problemas del sistema nervioso.
  • Presenta un buen aporte de ácido fólico, algo beneficioso para las embarazadas para evitar así la aparición de la espina bífida en el bebé.
  • El contenido en hierro y magnesio previenen de sufrir anemia.
  • No consumir nunca cruda, pues cuando hace tiempo se decía que eran tóxicas era por algo, y es que contienen alcanoides que pueden ocasionar problemas digestivos y en algunos casos resultan tóxicos.

Tras conocer los beneficios de las berenjenas, creo que va siendo hora de ponernos manos a la obra y preparar esta receta típica de las madres, pero a mi manera.

Normalmente es habitual tomarlas con carne picada y cebolla (así las he comido siempre en casa), pero en esta ocasión he querido variar los ingredientes y dar otro toque que tampoco está nada mal.

DIFICULTAD: Fácil

TIEMPO DE PREPARACIÓN: 1,5 horas

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

  • 4 berenjenas grandes
  • 1 tarrina de queso de untar
  • 2 latas de atún al natural
  • 4 huevos cocidos
  • Queso rayado
  • Orégano
  • Aceite de oliva

PREPARACIÓN

  1. Mientras ponemos el horno a precalentar con calor por arriba y abajo a una temperatura de 180º, vamos cortando las berenjenas en mitades y marcando el interior de la carne haciendo zig zag.
  2. Colocamos las mitades en la bandeja del horno, a la que habremos puesto un papel de horno, y echaremos un chorro de aceite en cada una para que se hagan mejor.
  3. Horneamos durante 15-20 min a  180º.
  4. Cuando estén listas, sacamos la bandeja y mientras se enfrían mezclamos en un bol el atún, los huevos, el queso y la carne de la berenjena.
  5. Rellenamos cada mitad, a las que echaremos por encima queso y huevo rallado, y orégano.
  6. Se meten el horno a 200º otros 10-15 min.
  7. Sacamos y servimos calientes.

beneficios de las berenjenas

**VALOR NUTRICIONAL DEL PLATO** (4 raciones)

Energía: 1034,8 kcal

Grasas: 50,3 g

Proteínas: 106,1 g

Hidratos de Carbono: 41,4 g


Terminamos por hoy conociendo los beneficios de las berenjenas y mi particular forma de hacerlas rellenas. De verdad, ¡tenéis que probarlas!

Me despido hasta la semana que viene, no sin antes pediros que me contéis vuestras impresiones y todo lo que se os venga a la cabeza. Como siempre, en todo lo que pueda os ayudaré.

¡Os dejo! ¡Tengo una reunión para preparar el próximo contenido!