Como os adelantaba en el artículo del postre la torre de naranja y kiwi, las verduras y hortalizas constituyen un gran aliado para estos meses de invierno por todas las vitaminas que contienen. En esta entrada me centraré en los beneficios de las zanahorias: retinol y betacarotenos, que son los dos componentes más interesantes que posee la hortaliza que hoy os presento.

Son alimentos que dan mucho juego y que tienen muchas formas de preparación: se pueden tomar frías o calientes, a la hora de la comida o de la cena, enteras o en cremas, como guarnición o como picoteo entre horas. Un ejemplo pueden ser las zanahorias, de las que hoy vamos a hablar.

El alimento preferido por los conejos es típico del primer mes del año, junto con otros como la acelga, ajo, alcachofa, berenjena, brócoli, calabacín, cardo, coliflor, endibia, espinaca, guisante, judía verde, pepino, puerro, rábano, remolacha, repollo o tomate.

 


Componentes, propiedades y beneficios de las zanahorias

Aunque las zanahorias contienen muchos componentes, los más destacables serían: Vitamina A, Carotenoides, vitaminas y minerales. Pero también os hablaré de alguno más.

  • El primero que voy a explicar es la vitamina A, conocida también como retinol: No exactamente es que sea ésta la precursora de beneficios o afecciones en nuestro cuerpo, sino que son los betacarotenos los que se transforman en ella una vez dentro de nuestro organismo.
    • Muchas de las creencias afirman que favorece la salud ocular pero, en realidad, es una verdad a medias, ya que lo que sucede exacramente es que un déficit de vitamina A genera una ligera ceguera nocturna. Es decir, lo único que repercute sobre la visión al ingerir alimentos ricos en esta vitamina es que veamos mejor en ambientes donde la luz es escasa.
    • Todo esto se cree porque durante la Segunda Guerra Mundial se extendió el bulo de que las zanahorias proporcionaban una excelente salud visual. Desde entonces se han realizado diversos estudios que lo han desmentido. En este artículo podéis ver cómo empezó todo.
  • Siguiendo con los betacarotenos, la industria cosmética se ha encargado de repetirnos que la gran mayoría de las marcas tienen productos que fortalecen las uñas y el cabello y que existen cremas y cápsulas que ayudan al bronceado. Otra verdad a medias.
    • Últimamente el consumo de estos productos se ha disparado, pues cada vez queremos ponernos morenos antes y empezamos un «autotratamiento» con éstas cápsulas. La gente se las toma como sustituto del sol, cuando en realidad son un suplemento que junto con los rayos solares acentúa el bronceado.
    • En caso de usarlas se tienen que seguir unas pautas y consejos. Hay que tomarlas durante el tiempo que vayamos a estar expuestos al sol, y también durante la quincena anterior y posterior. Sin olvidar que no nos protegen de quemaduras solares, por lo que deberemos seguir con los mismos hábitos y precauciones de usar protector y no tomar el sol en las horas centrales del día.
  • Para las mujeres que den el pecho a sus bebés también resulta un buen alimento. Vuelven a aparecer los betacarotenos, que aumentan la producción de leche.
  • Por último sobre ellos, y no menos importante: Los carotenoides que contienen las zanahorias, que tiñen esta hortaliza de ese color naranja tan llamativo, también las confieren propiedades anticancerígenas previniendo sobretodo el cáncer de mama y el de pulmón.
  • Para todas aquellas personas que están estudiando y llegan a ese punto de saturación en que ya no te entra más información en la cabeza, habéis de saber que comer zanahorias vigoriza la mente por su alto contenido en Potasio y Fósforo. Así que… que no os falten unos sticks de zanahoria junto con todos vuestros apuntes.
  • Hay más apariciones en la industria cosmética, concretamente en el mundo de las cremas que prometen una piel firme y sin arrugas. Esto es porque utilizan zanahorias en su composición, las cuales contienen una gran cantidad de antioxidantes que ayudan contra el envejecimiento.
  • Se trata de una hortaliza diurética y que ayuda al proceso intestinal. Por una parte contiene agua en gran cantidad, y por otra, su contenido en fibra es beneficioso para ayudar contra el estreñimiento.

 


Aquí os dejo una receta muy fácil, muy fácil, de crema de zanahoria.

DIFICULTAD: Fácil

TIEMPO DE PREPARACIÓN: 1 hora

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

  • 8 zanahorias de tamaño mediano
  • 1 cebolla
  • 1 litro de agua
  • 2 bricks de preparado vegetal
  • Sal
  • Pimienta blanca molida
  • Aceite de oliva

PREPARACIÓN:

  1. Lo primero de todo será pelar y cortar todos los ingredientes. Cebolla en juliana, zanahorias en rodajas.
  2. Una vez hecho esto echamos la cebolla a la olla, que pondremos a sofreír a fuego lento durante 2 minutos, hasta que la veamos un poco transparente. Ésto lo hacemos para que, con la acción del calor, vaya soltando su jugo.
  3. A continuación echamos las zanahorias troceadas y el litro de agua.
  4. Dejamos que cueza todo durante 45 minutos manteniendo el fuego a fuerza media.
  5. Cuando haya pasado el tiempo, echamos los bricks de preparado y removemos hasta unirse con todos los ingredientes.
  6. Batimos.
  7. Salpimentamos.

 

beneficios de las zanahorias

**VALOR NUTRICIONAL DEL PLATO** (1 RACIÓN)

Energía: 218,28 kcal

Grasas: 21,15g

Proteínas: 4,75g

Hidratos de Carbono: 26,5g

Azúcares: 12g

«Son alimentos que dan mucho juego y que tienen muchas formas de preparación: se pueden tomar frías o calientes, a la hora de la comida o de la cena, enteras o en cremas, como guarnición o como picoteo entre horas.»

 

Habéis visto que la preparación de esta crema es muy sencilla y para decorar puedes usar todo lo que se te ocurra. Yo he utilizado un chorro de preparado vegetal, mix de semillas y brotes de cebolla. El resultado ya veis cómo queda. Y el sabor… ¡No os quiero contar!

¡Ahora os toca practicar a vosotros!


Espero que aprovechéis bien todas las cualidades que presentan las zanahorias. No olvidemos su sabor ligeramente dulce y su precio económico. Todo ello hacen que este alimento sea un habitante frecuente en las neveras de nuestros hogares.

Os leo en comentarios por si tenéis dudas y para que me enseñéis vuestros resultados.

¡Hasta el próximo!