Hoy quiero hablaros de uno de los platos que me han empezado a gustar desde hace poco tiempo. ¡Y da la casualidad de que es típico de este mes de enero! Lo que tengo preparado hoy os sorprenderá, pues veremos los beneficios del consumo de su carne, además de ser un alimento que no debemos perder de vista para dietas de adelgazamiento y mantenimiento, debido a su bajo aporte de calorías.

Algunos de los pescados y mariscos que encontramos en su mejor momento ahora después de las Navidades son: Angula, bacalao, besugo, camarón, carpa, cigala, langosta, lubina, mejillones, perca, pulpo, salmón, trucha, vieiras…

Como podéis ver, todos son muy fáciles de encontrar en las mesas navideñas, pero con la ventaja de que ahora el precio se desploma bastante. El que vamos a elegir para la receta que tenemos entre manos hoy va a ser el cefalópodo más popular: el pulpo.

Al igual que sucede con las verduras, puede ofrecerse en la mesa con varios tipos de preparación y puede ser un acompañante perfecto para comer junto con la crema de zanahorias que os enseñé. De todas las formas que se nos ocurran está muy sabroso.

Más adelante os enseñaré la receta y unos trucos de preparación que tenemos que tener en cuenta. Pues aunque es una receta fácil, tiene su miga…

 


Componentes y beneficios del pulpo

  • Para empezar a desmigar quiero hablaros de su contenido en hierro. Resulta que el pulpo es un molusco y, como la gran mayoría de éstos, son alimentos muy recomendables para las personas con problemas de anemia.

He de comentaros que a diferencia de lo que siempre nos han dicho sobre las lentejas, que había que comerlas porque tienen mucho hierro. ¡Se equivocaban!

Es cierto que contienen hierro; hierro hemo, el que nuestro cuerpo absorbe más fácilmente. Pero en proporción con los moluscos, las legumbres no se llevan el caballo ganador. Para que tengáis una referencia: 7mg de hierro en 100g de lentejas por 17mg de hierro en 100g de pulpo.

  • Otro de los minerales que contiene es, por ejemplo, selenio, el cuál tiene funciones muy importantes. Estimula el sistema inmunológico, es antioxidante y ayuda a no sufrir enfermedades cardiovasculares. Teneís información sobre ello en este artículo.
  • Aunque no lo creamos, la carne del pulpo contiene vitaminas en su composición. En concreto vitaminas A, B, C, esenciales en la salud del cuerpo.
  • Algo muy característico del pulpo es su contenido en vitamina B12, esencial para el buen funcionamiento de nuestro metabolismo. Es importante saber que si lo tomamos cocido nos aporta el doble que si se toma crudo.
  • Como muchos pescados y mariscos, uno de sus componentes más importantes es el Omega-3. El cuál reduce la posibilidad de sufrir enfermedades de corazón o cáncer. De hecho es muy recomendable incluir pulpo en la dieta en algunos tipos de cáncer, porque puede ayudar a disminuir su riesgo. Algunos de ellos son el de boca, mama, páncreas, estómago, pulmón y próstata.
  • Cabe destacar que el pulpo es un alimento muy bajo en calorías. Lo que hace que sea un plato excelente para su consumo en el caso de personas con algún tipo de dieta de adelgazamiento o incluso, para aquellas que realicen actividad física constante.

La receta de hoy es nivel -1 de experiencia en la cocina y +10 de baja en calorías.  Así que si quieres ganar experiencia y, de paso, mantener la línea, nos ponemos ya mismo manos a la obra. ¡Vamos con este salpicón de pulpo! Os prometo que es súper sencillo.

DIFICULTAD: Muy fácil

TIEMPO DE ELABORACIÓN: 20 minutos

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS:

  • 1 pata de pulpo cocida. Si no la tienes así puedes hacerlo en casa de manera fácil siguiendo los pasos que a continuación os detallo.
  • 1 cebolleta
  • 1 ajo
  • Medio pimiento verde
  • Medio pimiento rojo
  • 6 pepinillos
  • 1 tomate
  • Perejil fresco

Para la vinagreta:

  • 3 partes de AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra) por 1 de vinagre. O lo que es lo mismo, 6 cucharadas soperas de aceite y 2 de vinagre.
  • 1 cucharada pequeña de pimentón.

CONSEJOS DE PREPARACIÓN:

  • Recomiendo comprar el pulpo ya cocido, pero si no es así debemos hacerlo nosotros y uno de los procesos es el siguiente, el conocido como «meter miedo» al pulpo:

– La carne del pulpo tiene muchas fibras reforzadas por colágeno, generando una capa que queremos «ablandar». Para ello lo primero es poner a cocer en una olla el suficiente agua como para que nuestro amigo entre y quede cubierto por completo.

– En el momento que el agua entre en ebullición cogemos el pulpo y lo sumergimos y sacamos 6 veces seguidas y rápidas. De esta forma conseguimos romper esa capa protectora de colágeno y que la carne quede mucho más blanda.

– Después de esto dejamos que siga hirviendo durante 20 minutos.

– Una vez pasado el tiempo se lleva al grifo y se le da un chorro de agua fría, así, al mismo tiempo que se enfría,  se lava bien de los restos que haya podido soltar durante la cocción.

  • Hay otro truco más simple que «meterle miedo» al pulpo, es meterle en el congelador durante 3-4h. Conseguiremos el mismo efecto.

 

PREPARACIÓN:

  1. Cortar la pata del pulpo en rodajas pequeñas o en cuadrados pequeños (yo lo prefiero así)
  2. Cortar en brunoise todos nuestros ingredientes.
  3. En un bol grande mezclamos todo.
  4. Cortamos muy picado el perejil y echamos junto con todo lo demás en el bol.
  5. Por otra parte preparamos la vinagreta con el aceite, el vinagre y el pimentón.
  6. Mezclamos en el bol y removemos bien para que todo coja sabor.
  7. Meter en la nevera.
  • TIP!! Este plato se toma normalmente frío, mínimo tiene que estar unas 3-5h en la nevera. Pero si no tienes tiempo y quieres que coja una temperatura menor no tienes más que meter el bol en otro más grande que contenga agua, hielo y sal. Se deja en la nevera 10 min y después ya estará listo para servir.

propiedades del pulpo

**VALOR NUTRICIONAL DEL PLATO** (1 ración)

Energía: 60,8 kcal

Grasas: 0,7g

Proteínas: 7,05g

Hidratos de Carbono: 6,66g

 

«Cabe destacar que el pulpo es un alimento muy bajo en calorías

 


Como habéis podido ver estamos ante un alimento muy rico en nutrientes y en sabor, con preparaciones muy versátiles y fáciles de realizar. Sin olvidar su bajo contenido en calorías, que en estos tiempos que corren es algo que buscamos sin cesar.

Al igual que todos los días, os pido que me contéis vuestras impresiones y que me preguntéis las dudas que puedan surgiros. ¡Os ayudaré en todo lo que pueda!

¡A darle al brunoise en la oficina!